FUNDACION BEATRIZ RAMSEYER

NUESTRA HISTORIA

Mi nombre es Carlos Balestrieri Ramseyer y presido la Fundación Beatriz Ramseyer.  Desde 1994, con mi familia decidimos dedicar nuestras vidas a la atención de personas con necesidades básicas insatisfechas. Sólo nos mueve el amor.

La vida nos regaló a Diego, un hermoso niño con parálisis cerebral producto de los golpes proferidos por su padre biológico. Luego Diego esperaba la muerte en una cuna de hospital por haber quedado ciego, sordo, mudo, paralìtico, hidrocefálico, desnutrido. Desahuciado.

Sondas nasogástricas, respirador artificial y poco más de 7 meses de internación, en los que los médicos intentaron todo para salvarlo, hasta que una jueza tuvo piedad de él y decidió, junto a los médicos, desconectarlo para que muera pero no en el hospital, sino en el seno de nuestra familia que, para ese entonces, ya había amparado más de 40 nenes como Hogar de Tránsito.

 

A partir de aquí comienza una historia de amor, de fe y de esperanza en la que Beatriz, nuestra mamá, contra todo pronóstico, fue logrando muy de a poco que Diego se recuperara y pudiera vivir.

Diego  nos enseñó que el amor es poderosamente sanador y, todo lo que intuitivamente empleamos en él, hoy felizmente y de la mano de un equipo profesional, se lo transmitimos a muchos otros niños desde nuestra  Fundación creada para tal fin, que, como no podía ser de otra manera, lleva el nombre de Beatriz Ramseyer en honor a la memoria de quién dejara todo por amor a los demás.

Por eso, en la casa que nos dejó en Traslasierra, Córdoba, nace el Centro Educativo  Terapéutico "Un nuevo Sol" por y para Diego y otros niños como él y con patologías como TGD, Síndrome de Down, Síndrome de Prader-Willi, Síndrome de Rett y Síndrome de West, Síndrome de Nonnan y parálisis cerebral, entre otros.